COFEPRIS | Clave de autorización: 193300201A0418 | Cédula Profesional: 1723230 | Universidad Nacional Autónoma de México

Selecciona tu idioma

(55) 9000 4748

Torre WTC, Calle Montecito #38, piso 5, oficina 24

¿Qué tipo de implantes dentales debemos escoger?

Muchas veces sufrimos de algunos inconvenientes en nuestra dentadura, como la pérdida de un diente o incluso varios, ya sea por algún accidente o, simplemente, porque nuestros dientes no tienen la resistencia necesaria tras una caries grave. No te preocupes, para eso están los implantes de dientes.

¿Qué es un implante dental?

Básicamente, es una prótesis que sustituye a tu diente original. Dicho implante está “hecho de un material biológicamente inerte que es insertado mediante cirugía en el hueso alveolar y que sustituye la raíz de un diente ausente.” (Revista Cubana de investigaciones Biomédicas 2009, Generalidades de la interfase hueso-implante dental/Basic principles of bone-dental implant interphase, pág. 133).

Normalmente, estos implantes son de titanio puro, debido a la aceptación de los tejidos a este elemento; puesto que no se corroe ni se deteriora, no provoca “respuestas inflamatorias indeseables, muerte del tejido circundante o la formación de trombos por efectos de coagulación sanguínea inesperada.” (Revista Cubana de investigaciones Biomédicas 2009, Generalidades de la interfase hueso-implante dental/Basic principles of bone-dental implant interphase, pág. 133).

Beneficios de los implantes

Los implantes dentales no solo responden a una función de estética para tener la sonrisa que siempre hemos deseado, también cumplen con la función de mantener nuestra mordida y una buena salud bucal, pues los huecos tienden a moverse y causar desequilibrios.

Otros de los beneficios de los implantes es que reducen las dificultades al masticar y hablar, evitan la pérdida de más piezas dentales sanas (esto se debe a que conservan las piezas dentales; no es necesario extraer los implantes para su limpieza, y prolongan la vida de los dientes a largo plazo). Además, evitan diversos problemas como las molestias que causan las piezas extraíbles, la falta de estabilidad, los ganchos o el deterioro de los dientes naturales, entre otros.

Por supuesto, los implantes te ayudan a recuperar la comodidad y el bienestar en tu estilo de vida.

También te va a interesar: Implantes dentales para lucir una sonrisa perfecta

Tipos de implantes dentales

En la actualidad hay dos tipos de implantes muy comunes, hechos de materiales distintos, pero ambos biocompatibles: el de titanio y el de zirconio.

Implantes de zirconio

Primero que nada, el zirconio es un material cerámico extremadamente duro y resistente, que normalmente se usa para la fabricación de brackets. Una de las cualidades de este material es el color blanco, casi igual al de los dientes originales, además de su extremada durabilidad.

Otra ventaja de este implante es que evita que se forme placa bacteriana a su alrededor, resiste los ácidos y no tiene problemas con los cambios de temperatura, siempre y cuando tengas la higiene bucal adecuada. Este tipo de prótesis se usa con pacientes que son alérgicos al titanio, o que piden una extremada estética.

Este proceso se realiza por medio de la biointegración; esto quiere decir que hablamos de una unión química que se produce entre el implante y el hueso. Es un proceso más rápido y ha demostrado que tiene pocas posibilidades de infecciones.

Implante de titanio

Como ya te mencionamos arriba, el implante de titanio es uno de los más conocidos y comerciales. Es un material más ligero que el acero, fácilmente moldeable​ y extremadamente duro. Su alta compatibilidad con el organismo hace que el cuerpo difícilmente lo rechace, aunque siempre hay excepciones.

La técnica con la que se hacen este tipo de implantes es la osteointegración, que a diferencia de la biointegración, es una unión mecánica, donde las células del hueso se adhieren a la superficie del implante y hacen que la pieza se fije.

Como puedes ver, los beneficios de los implantes para tu salud son muchos, pues recuperarás la autoestima y la seguridad a la hora de hablar, comer y reír.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *